Nelson Mandela, la vida en torno de la leyenda

“La mayor gloria no es nunca caer, sino levantarse siempre”

Afamado dirigente activista político y republicano sudafricano del que seguramente todos hemos escuchado; dedicado fervientemente a la libertad e igualdad social. Nelson Rolihlahla Mandela, nacido en Mvezo- Sudáfrica, afrontó una vida llena de grandes dificultades; desde su infancia en la que su padre Galad pierde su empleo como consejero del monarca de Tembulandia al ser acusado falsamente por corrupción con dirigentes de la raza blanca; imposibilitando la oportunidad de obtener sustento. El padre de Mandela fallece de una enfermedad no diagnosticada, dejando así a la familia en un enorme estado de pobreza; su madre sin medios para mantenerlo, lo lleva al palacio de Mqhekezweni en el que fue puesto bajo la curaduría del Jongintaba Dalindyebo; del cual aprendería grandes oficios, se formaría como persona y convertiría al cristianismo -una parte importante de su vida-.

Buscando el camino

Suprimido por los estigmas de su tribu y la opresión social que ejercía el gobierno británico en el país; Mandela se prepara educacionalmente, logrando así su título de secundaria y cursa estudios universitarios. Sin embargo al regresar al palacio es forzado a huir a causa de un matrimonio concertado; ahora prófugo sin medios, para subsistir obtiene un trabajo como celador del cual es despedido por su condición de fugitivo; en caminos duros y tras un tiempo logra encontrar a una firma de judíos liberales simpatizantes del Congreso Nacional Africano obteniendo así su primera vista de la política y del maltrato que sufrían las personas de color por parte del régimen británico. Aún estando muy corto de dinero y sin posibilidades de sustentarse decide regresar a Johannesburgo para finalizar sus estudios y obtener el perdón por su huida.

Enfrentando la realidad

Al contraer matrimonio y tener dos niños quienes más tarde fallecen por complicaciones; se ve forzado a afrontar las dificultades de su vida aún más al perder a sus hijos. La lucha por el sustento de su familia y la batalla política que llevaba en contra del régimen; que lo llevó en diversas ocasiones a ser víctima de violentas opresiones e incluso la cárcel, hasta que al ser considerado una amenaza para el partido que mandaba Mandela es encarcelado por 27 años en los cuales fue negada rotundamente su libertad por ser un conocido activista de la libertad e igualdad social, representando el sufrimiento y la falta de libertad de todos los sudafricanos

Sin embargo, todas estas dificultades no le impidieron seguir creyendo y esperar por un mejor mañana que sin duda llegó al ser liberado y así; poder convertirse en el primer presidente elegido por sufragio universal. “No es valiente aquel que no tiene miedo sino quien sabe conquistarlo”

(Visited 6 times, 1 visits today)

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *